So does the stone




SO DOES THE STONE es una instalación presentada en Window on Broad en The University of the Arts (Filadelfia, USA) durante el mes de febrero de 2012. Este proyecto ha sido coordinado por Ángela Sánchez de Vera e incluye el trabajo de dos artistas: una pared de plumas de Anna Talens y una caja de música realizada por una servidora.

Además de la exposición, el proyecto se complementa con un blog, que funciona a modo de diario, en el que cada día se van publicando imágenes y pequeños capítulos de un relato.

Sinopsis en 4 pasos:

1.- SO DOES THE STONE es un retrato del monstruo mitológico Medusa. Pero se trata de un retrato indirecto: no representa su forma o su cuerpo, sino el efecto que tiene sobre sus víctimas. Parte del hecho de que Medusa es un monstruo inmóvil. Simplemente espera en su cueva a que sus víctimas se acerquen, para convertirlas en piedra con su mirada.

2.- SO DOES THE STONE es una pregunta abierta sobre los mecanismos que podría utilizar Medusa para atraer a sus víctimas. Las sirenas utilizan su voz; los vampiros ofrecen placeres eróticos. Los monstruos usan el lenguaje de la seducción para cazar, pero no está claro cuál podría ser el atractivo específico de Medusa.

3.- SO DOES THE STONE propone algunas posibilidades: la instalación crea un entorno cálido en una fría calle de Filadelfia, con la finalidad de detener a los paseantes. Posiblemente no se detengan más de un momento. O quizás se queden algo más. En cualquier caso ese gesto los pone en peligro: podrían quedarse congelados ante la ventana, si persistieran en su fijación.

4.- SO DOES THE STONE es una trampa, pero también funciona como un espejo. El paseante puede mirar directamente en el interior de un espacio meduseo. Curiosamente, no aparecen serpientes, ni cabezas cortadas, ni ningún otro rasgo tradicionalmente asociado a Medusa. Solo hay una suave pared de plumas mecidas por el sonido metálico de una caja de música. Porque esta instalación no es una trampa medusea, sino una trampa diseñada por la propia Medusa, con el material que tiene a mano en su cueva: los restos de antiguas víctimas. De modo que quien mire ese muro estará enfrentándose a una seductora trampa y a su propio destino.


Para leerlo y ver cómo se va desarrollando el proyecto: http://seradepiedra.blogspot.com/

1 comentarios:

milimbo dijo...

Bravo Marta, me gusta el proyecto y la argumentación.Enhorabuena!